¿Por qué Educar para la Comprensión?

Las instituciones educativas requieren reformas profundas que les permitan replantear su papel como transmisoras de conocimiento socialmente válido. Necesitan transformaciones que hagan posible mejorar su eficacia y fortalecer su papel democratizador de conocimiento, con una misión mucho más inclusiva que la planteada hasta ahora en la historia de la educación.

En general, las reformas educativas se limitaron a expandir y replicar el modelo clásico de las instituciones educativas del siglo XVIII; modernizándolo con contenidos nuevos, materiales didácticos e incluyendo recursos tecnológicos.

Lo que está cada vez más claro es que esto no alcanza. Las sociedades reclaman organizaciones que enseñen a pensar, que ayuden a comprender.

Para enseñar a pensar se necesita una nueva propuesta pedagógica y esto, a su vez, requiere de una nueva organización de las aulas y de las instituciones, que puedan dar lugar a modos distintos de enseñar.